Zanshin

En budo existen 5 “espíritus” fundamentales: shoshin, zanshin, mushin, fudoshin y senshin. Se trata de conceptos muy antiguos y prácticamente olvidados en los modernos dojo de aikido. El budoka que se toma el tiempo para entender las lecciones de estos 5 espíritus con su corazón madurará para convertirse en una persona y artista marcial fuerte y competente. El alumno que no dedica el tiempo para conocer y abrazar estos espíritus siempre presentará carencias en su entrenamiento.

zashinTraducido literalmente, Zanshin significa “lo que resta o mantener un corazón / espíritu”.

El espíritu de zanshin es el estado de un espíritu constante y persistente. A menudo se lo describe como un estado sostenido y elevado de consciencia y constancia mental. En Aikido zanshin puede definirse como el estado de concentración anterior, durante y posterior a la ejecución de una técnica, donde se establece un enlace o conexión entre ukey tori. Zanshin es el estado mental que nos permite permanecer conectados espiritualmente, no tan sólo a un único atacante, sino a múltiples atacantes e incluso a todo un contexto, un espacio, un tiempo o un suceso.

El zanshin es una cualidad que se compone de varios otros ingredientes básicos que son necesarios para la adecuada práctica del budo y del karate. Echemos un vistazo a cuales son estos elementos fundamentales.

Shisei (postura);
Metsuke (control de ojos);
Ma-ai (distancia de compromiso);
Kiai (energía concentrada);
Ki Musubi (conexión)

Cuando comenzamos la práctica del budo y del Aikido, estos elementos son en los que debemos concentrarnos y controlarlos conscientemente todo el tiempo. Siempre empezamos imitando el zanshin de nuestros grados más altos manteniendo una buena postura, observando y manteniendo contacto visual con nuestro compañero y asegurándonos de que nuestra distancia es la correcta. Por lo general, nuestra postura es demasiado rígida y añadimos una mirada un poco “amenazante” para desalentar cualquier intento de atacarnos. Por supuesto siempre nos excedemos y nuestro “zanshin” adquiere un aire dramático exagerado que está muy a la vista de los demás. Pero, a pesar de estos fallos, comienza a funcionar. El uke siente como que no tienen oportunidad de atacarnos de nuevo.

Después de una práctica importante y la referencia de nuestros grados altos, comenzamos a relajarnos y nuestra postura / movimiento es mejor. Parecemos que estamos “arraigados en el tatami y sin embargo nos movemos con facilidad. Nuestro rostro está tranquilo, sin proyección de intención y nuestros ojos están mirando al uke y más allá, pero no pueden ser” capturados “. Nuestra energía está concentrada y relajada. .. al parecer capaz de cualquier cosa. El uke considera que no hay aberturas (suki) en nuestra postura y atención.

Estamos empezando a desarrollar una verdadero zanshin.

Ahora estamos mostrando zanshin en otras ocasiones de nuestra práctica … no sólo después de terminar una técnica. Uno se siente muy mal, incluso en peligro al quitar los ojos de uke demasiado pronto. Tenemos una conciencia que no existía antes. Estamos mostrando zanshin durante la práctica la mayor parte del tiempo. Tenemos una calma que está ahí, incluso durante la acción fuerte, intensa. A menudo se dice que hay una cualidad de quietud en la acción y acción en la quietud.

Fuentes:
Traducción del artículo The Five Spirits of Budo por Dan Penrod
Extracto de la “Revista de Artes Marciales Zanshin”

Posted by Esteban Begara

Dojo Cho de Dojo Tsugaku 5º Dan Aikido Maestro Nacional nº 89

Website: http://www.aikidomallorca.es