Aikido Infantil

10393946_925586597482585_4110099385035656269_n¿Los niños también pueden practicar Aikido?

La práctica del Aikido contribuye a que los niños conozcan mejor con su cuerpo, fomenta mayor confianza en sí mismos y mejora la comunicación con los adultos. Las clases de Aikido para niños están orientadas a brindarles las herramientas necesarias para, a través de diversos juegos de iniciación, explorar y desarrollar todo su potencial, tanto física, mental  y social. Las clases resultan divertidas y dinámicas, y se integran todos los aspectos esenciales del Aikido. Así, desde los 3 hasta los 12 años, se preparar no sólo para profundizar en un moderno arte de defensa personal, sino que también a valorarse y ser valorados por su actitud frente a los problemas de la escuela, la calle y su entorno social y familiar.

¿El Aikido los va a volver más violentos?

¿Qué queremos decir? Sencillamente, que su hijo(a) nunca iniciará una pelea si ha aprendido a regirse por los principios básicos del aikido. Los niños aprenden a solucionar los conflictos no a iniciarlos.

¿Qué voy a observar en mi hijo/a a largo plazo?

A través de la práctica continuada de Aikido, los niños acaban por comprender la necesidad de concentrarse en las tareas cotidianas, el Aikido les muestra como hacerlo de forma correcta. Es natural en occidente observar agitación en los niños, también precipitación de actitudes e impaciencia resolutiva. A través de la practica regular, aprenden que hay momentos para jugar, momentos para estar serios, momentos para hablar, momentos para relajarse, momentos para aprender… se vuelven conscientes de que existen momentos diferentes y aprenden a adaptarse a cada situación de manera natural.

¿En que va a ayudar esto a los niños en el DOJO?IMG_1165

A través de la práctica del Aikido, los niños desarrollan tranquilidad y por añadidura, pensamientos más claros. Alcanzado este estatus intimo y personal, se presume que asimilaran más fácilmente los conocimientos porque serán capaces de pensar con más claridad. El Aikido busca desarrollar al máximo el potencial humano, y el DOJO es uno de los lugares más importantes para que este potencial se vea realizado.

A mi hijo/a sólo le gusta jugar a la consola, ¿Creen que acabará aceptando el reto?

Además de aprender Aikido, nos preocupamos de que los niños se lo pasen muy bien. Aburrirse es uno de los ítems para identificar las posibilidades de abandono de una actividad a cualquier edad. En cada clase se propicia el ambiente adecuado para que los niños puedan aprender de ellos mismos y de otros niños, sin violencia y en conjunto. Los niños comprenden que las técnicas de Aikido se construyen entre dos, aprenden rápidamente a ayudarse mutuamente con naturalidad y además, aprenden a cooperar entre ellos para lograr objetivos comunes. La clave para progresar en Aikido y en la vida es simplemente perseverar y desarrollar una actitud positiva.

¿A qué edad puede empezar a entrenar mi hijo/a?

En nuestro Dojo, los niños y niñas, empiezan las clases a los 3 años. . A partir de los 14, practican normalmente con el resto de adultos.

IMG_3451¿Qué tipo de clase realizará mi hijo/a de 5 a 12 años?

En el grupo infantil, de 5 a 12 años, realizarán juegos de iniciación al aikido. Esto significa que aprenderán los conceptos y la técnica básica jugando, por lo que sin darse cuenta estarán haciendo Aikido. Los padres que así lo deseen podrán quedarse a observar las clases, total o parcialmente, y les parecerá realmente un juego. Esto es así porque, como se ha dicho antes, es muy importante que los niños se lo pasen bien mientras aprenden. Sin duda, al cabo de unos pocos meses, su hijo/a le sorprenderá gratamente.

¿Y si mi hijo/a tiene 13 años, cómo serán las clases?

Serán iniciados en todas y cada una de las técnicas básicas de Aikido , escalonadas de menor a mayor complicación. Con la máxima atención a cada una de las técnicas, para garantizar al máximo la ausencia total de lesiones, los socios aprenderán a realizar luxaciones sin dolor, aprendiendo antes a leer el cuerpo de los compañeros y conocer así la flexibilidad y límites de la práctica. Para ello, se pone especial énfasis en aprender a recibir mucho más que no aprender a aplicar cada una de las técnicas.

¿Podré hacer fotografías o video de mi hijo/a mientras practica?

Claro que sí, siempre desde el máximo respeto hacia la sala y al resto de los compañeros, para lo cual deberá guardar silencio y la distancia adecuada que permita a los practicantes seguir concentrados en la práctica.

Fuente: http://aikidofigueres.es/

Posted by Esteban Begara

Dojo Cho de Dojo Tsugaku 5º Dan Aikido Maestro Nacional nº 89

Website: http://www.aikidomallorca.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *